Durante los años en los que he estado dedicado a prestar servicios contables a todas las empresas y personas que lo requieran, me he encontrado con una consta situación: el desorden contable
Hoy en día muchas empresas y personas no le dan la seriedad contable que requieren sus operaciones cotidianas. Hemos podido detectar que se debe a uno o varios factores como lo son:
No contar con el personal capacitado,
No contar con el sistema apropiado,
No necesitar información contable.
Ver la contabilidad como «un problema».

Haber perdido el control contable en algún momento, aunque no fuera esa la intención.

Considerar que cualquier erogación en contabilidad es un gasto innecesario.

El proceso de contabilidad lo efectúan casi todas las personas a diario especialmente cuando reciben su sueldo o un ingreso de dinero. Inmediatamente revisan si lo recibido es lo correcto o viene de menos. Nadie acepta que se les pague menos de lo convenido.
Luego hacen sus estimaciones si lo recibido les alcanzará para cubrir todos los pagos pendientes.

Y sin embargo estas sencillas acciones se desvirtuan y pierden su importancia cuando los ingresos son mayores, sobre después de efectuados los gastos y nos queda para ahorrar o para gastar en algo más.

Muchos grandes empresarios me han dicho que ellos llevan su contabilidad mentalmente y no necesitan más. Le va bien! Esto es más un asunto financiero que contable. Ellos llevan sus finanzas en su cabeza, ayudados seguramente por los estados de cuenta que el banco les genera.

La contabilidad tiene sus efectos: Si se practica buena contabilidad los resultados contables serán buenos, por el contrario si la contabilidad es mala, los resultados serán malos. Los efectos recaerán sobre las decisiones financieras que se deban tomar. Sin mencionar todavía el asunto fiscal, cuya exactitud la presenta la contabilidad, buena o mala.

Lo más aconsejable es llevar una buena contabilidad, para que las herramientas y sistemas generen una historia financiera que permita tomar buenas decisiones. Una de esas decisiones es la fiscal.

Para tener una buena contabilidad es necesario ejercer disciplinadamente buenas prácticas contables. Como en las ventas es necesario tener un buen vendedor, en contabilidad es bueno tener un buen contador, un experto que conozca las normas contables y sus efectos. Se debe INVERTIR en un sistema contable con el cual su contador se siente cómodo. Resaltamos la palabra invertir, puesto que muhos grandes empresarios consideran que el proceso contable es un gasto innecesario.

Como todo en el mundo empresarial, la disciplina contable debe de partir de la Alta Gerencia, pues de lo contrario en el mejor de los casos funcionará con muchas deficiencias, o no funcionará.

Para todas las empresas y los grandes empresarios tarde o temprano será necesario ordenar la contabilidad de la empresa. Es mejor iniciar el proceso temprano, puesto que muchas y desagradables sorpresas se pueden dar ante la falta de control contable, como lo son el pago en exceso de impuestos, multas. La falta de información para la toma de decisiones y hasta hemos visto fraudes por parte de empleados.

Asesores Fiscales Financieros puede ayudarles en el ordenamiento contable de sus empresas.

Abrir chat
Hola!
En que podemos ayudarte?
Powered by